¿Quieres comprender la historia del Wing Chun?


 

El Wing Chun se encuentra dentro de los estilos más populares en Hong Kong, y hecho famoso por el legendario Bruce Lee, es explosivo, directo y efectivo.

Entre sus primordiales cualidades, podemos encontrar que los ataques se fundamentan en una secuencia de golpes consecutivos dirigidos a la llamada línea central.
Su nombre significa “Hermosa Primavera” y cuenta la leyenda sobre su origen que fue creado hace unos 400 años por una mujer llamada Yim Wing Chun, del templo Shaolin Kung Fu de Fukien en el sur de China, que lo aprendió de manera directa de una monja llamada Ng Mui.

historia del wing chun

Este estilo Shaolin que aprendió ponía bastante énfasis en las técnicas duras y fuertes y en las posiciones bajas, primordialmente la forma de montar a caballo o el Mapo. Como inicialmente el Wing Chun fue pensado para hombres, ella tuvo que adaptarlo para que pudiera ser utilizado por algún persona sin importar su condición física.
Así se origina la teoría de la línea central, las 4 esquinas, el codo sin movimiento y que la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta, creando de esta forma un estilo fácil y directo.

El Wing Chun pone particular énfasis en la corta distancia especializándose en técnicas directas de puño y patadas bajas (por debajo de la cintura), teniendo como enorme propiedad el bloqueo y ataque simultáneo.

Wing Chun es un estilo de artes marciales chinas (Kung-Fu) exclusivo por su simplicidad extremadamente delicada que lo hace diferente de todos los otros estilos de artes marciales. El sistema tiene algunas de las técnicas de pelea más devastadoras jamás creadas.

Es un estilo muy agresivo y su trabajo a corta distancia, la más combativa de todas las distancias, es de una efectividad  insuperable.

Las primordiales características del Wing Chun son la simplicidad, la direccionalidad del ataque, la economía de movimientos, la utilización del puño vertical y una teoría defensiva-ofensiva fundamentada en la línea central y la línea recta. Otras características destacables del estilo son el Chi Sao (ejercicio de sensibilidad para los antebrazos, pensado para hacer mejor la aptitud de oposición tanto en defensa como en ataque) y el trabajo sobre el muñeco de madera.

Prácticamente, el estilo se constituye de seis formas, tres manos vacías (Sil Lim Tao, Chum Kil y Bil Jee), una con el muñeco de madera (Mok Yan Chong) y dos con armas, una con el palo extenso (Luk Dim Poon Kwan) y otra con cuchillos de mariposa (Bart Cham Do).

Según la leyenda, el Wing Chun toma su nombre de su principal creador, Yim Wing Chun, y data de hace cuatrocientos años. Aunque era consciente de algunas maneras de pelea que le enseñó su padre, un discípulo antiguo de Shaolin, la joven Yim no podía evadir que un bravucón inquietante en toda su zona amenazara con matarla si no se casaba con él. Asistida por Ng Mui, una monja (o monje) budista, se refugió en un templo cercano donde aprendió técnicas de pelea. Volviendo a la aldea, midió su fuerza frente a todos con el bravucón y, para desconcierto general, lo derrotó extensamente. Desde entonces, este estilo va a ser popular como Wing chun kuen, llamado de esta forma por el marido de Yim.

Aunque Wing Chun aprendió el sistema de Siu lam Kung-fu, cuando ella y su marido se dedicaron al estudio de las técnicas de pelea, ella cambió la iniciativa de una forma complicada para todas las acciones e ingresó una forma de utilizar la energía de forma más eficaz, sin obligación de recurrir al poder físico. Chi-sao (manos pegadas) fue el nombre con el que dio a esta iniciativa, que se apoya en dejar que la fuerza del contrincante se mueva en la dirección que más nos convenga, y después se enlaza con un golpe corto y exacto. El Wing chun es un estilo en el que la fuerza bruta no existe y es conveniente canalizar la fuerza del contrincante para nuestro provecho.

La evolución de este sistema hasta nuestros días fué muy grande y la historia nos relata a varios profesores vinculados a él, entre los que tenemos la posibilidad de poner énfasis a Leong Bok Su, Wong Wah Bo, Leong Yee Tai, Chan Wah Soon, Wah Shun, Cham Chung So Ng, para llegar a Yip Man, Leong Sheong, Wong Soon Sum, Leung Ting, Bruce Lee, James Lee, Wong Soon Sum y Yip Chun.

El Chi-sao fue descrito por Bruce Lee de la siguiente manera: “Siempre he considerado que es un entrenamiento psico-físico en el que se pone particular énfasis en el fluído recurrente de energía. Osea, la energía debe ser recurrente en cada movimiento, manteniendo siempre la misma tensión, que sólo se interrumpirá en el instante en que el brazo del contrincante afloje su tensión”.

Clases de Wing Chun en Asturias

Ahora ya conoces la historia del Wing Chun y quizás estés pensando en practicarlo. En ese caso no pierdas más tiempo y echa un vistazo a nuestras clases de Wing Chun en Asturias.